Nuevo año de PAPC: empezamos con Mallarmé porque somos muy chulos

¡Más vale tarde que nunca! Ya tenemos los primeros pósteres del año 2016 de la serie de poesía mural (¡toma género!) Poesia a pie de calle en la que los de LQ colaboramos de forma altruista (i.e. no nos hacen ni caso) con la gente de La Zagüía, el colectivo La palabra itinerante, la editorial Libros de la herida, la libreria Bakakai,-Librería centrifugadora de avisos, La fuga librerías y el colectivo asturiano Cambalache. Unos cuantos como para ponernos de acuerdo. Lo bueno es que si no os gusta todo esto, al menos la culpa se reparte.

En este año hay errores imperdonables, como incluir a Moore, Mallarmé, o Muñoz Rojas en el catálogo (los poetas de la M siempre me han caído mal), y aciertos de casualidad que no os contamos para que así sorprendan más.

Hoy vamos con el poema de febrero, Salut de Mallarmé (y esperamos volver con el de marzo antes de abril, ahora que estamos en marzo).

Aquí el poema (mural):

¿Por qué este poema? ¡1842-98! A ver, la poesía o es moderna o no es, como diría Rimbaud (que, por cierto, era coetáneo de éste). ¿Mallarmé no está más pasado que la Chelito?

(A ver, con esto el poema ya está presentado. Post finito, no hace falta más. Lee otra cosa, Ahora, si quieres más, hay más, pero luego no te quejes.)

 

¡Pues no! Stephane Mallarmé (aquí desarrollamos lo que se dice en la parte de abajo del mural, que está muy chiquito) es el poeta total. Total. Y como no nos váis a creer, os endosamos una cita. “Sus páginas y el murmullo de sus timbres serán algún día alzados, como en un facistol poliédrico, para ser leídos por los dioses” decía Lezama Lima.

Ejem. Estas cosas, claro, hacen que le odien todos aquellos que ni le adoran ni le desconocen.

Releída la frase del cubano quizá sea mejor quitarla, porque la verdad es que se pasa bastante y por ésas no se cuela ni un poema (mural) al respetable. Ains. Quizá por eso los de la wiki, que son muy cucos en el arte de citar, han quitado el facistol poliédrico de la frase. Así uno se evita el diccionario, aparte de que lo de facistol suena un poco nazi y no vaya a a ser.

Vamos con el poema. Alfonso Reyes, grandísimo en todo y en parte, se atrevió a traducirle conservando metro y rima y casi ni publicó el resultado, que está allá por el tomo XXV de sus completas (¡busca!). Nosotros, zotes diplomados y esperando reválida, nos hemos atrevido a cambiarle el salto entre cuartetos y casi le cambiamos el título por Brindis.  La esperanza es que así quizá se entienda algo, pero es seguro que Mallarmé quería decir otra cosa.

Dado que el poema es complicadillo, para introducirlo y facilitar su lectura vamos a volver a fusilar un texto de Alfonso Reyes (en el mismo tomo de las obras completas). A.R: cita a Thibaudet, biografo de S.M. y dice lo siguiente:

Thibaudet explica que el Saludo fue recitado por Mallarmé en un banquete de poetas. Saludo, dice, abre la recopilación de las Poesías, y quien vacile en afrontar la obra tendrá ya, sin necesidad de ir más lejos, en esa gotita leve de rocío, la imagen completa de aquel arte… Se experimenta aquí la sensación de estar viendo aquel papel blanco, aquel vacío misterioso donde sólo el poner la pluma y el aplicar el trazo de tinta eran para Mallarmé verdaderos ritos siempre abordados con temor. El verso apenas dibuja la copa que el poeta alza entre los dedos, la copa sobre el vacío, sobre el mar, tal vez viviente espuma, literalmente: el penacho hirviente que florece un instante en torno al cristal. Mirad: son imágenes que no se siguen, sino que, como las mismas sirenas. entre una emergencia y una sumersión, ya se zambullen o se llaman, o bien se nos ofrecen de flanco bajo un rayo de luz, ya en coro, ya en bandada. De este leve Murano, el juego poético hace surgir a toda vela un Bucentauro de poetas. Y el Maestro, habiendo contado a los suyos con una mirada, se asegura y sonríe. Ved cómo se dispersa el fino chorro del segundo terceto, y luego carga cerrando la alígera vela. No es una frase: es una constelación de quince palabras*; y en torno la página blanca. Otro escritor, goloso de tinta, dibuje penosamente la figura con rasgos gruesos: aquí, para determinarla, han bastado tres clavos de diamante, y con sólo eso queda diseñada la esencia sobre el cielo platónico.

* También en la traducción han resultado quince palabras, (Nota de A.R., encantado consigo mismo)

Poco queda por decir. Incluimos el original y la traducción de A.R sin nuestros toqueteos:

Salut

Rien, cette écume, vierge vers
A ne désigner que la coupe;
Telle loin se noie une troupe
De sirènes mainte à l’envers.

Nous naviguons, ô mes divers
Amis, moi déjà sur la poupe
Vous l’avant fastueux qui coupe
Le flot de foudres et d’hivers;

Une ivresse belle m’engage
Sans craindre même son tangage
De porter debout ce salut

Solitude, récif, étoile
A n’importe ce qui valut
Le blanc souci de notre toile.

 

Saludo (versión de A.R.)

Nada, esta espuma: verso es
virginal: apenas la copa.
Tal se hunde, lejos, la tropa
de sirenas; cuál, de revés

Así boga nuestro bauprés,
oh amigos: mientras yo en la popa,
vuestra proa en fausto galopa
de invierno y rayos al través.

En gozosa embriaguez me ayudo,
y -sin miedo a tumbo y procela-
os lanzo de pie mi saludo:

-soledad, arrecife, astro-
a cuanto valgan nuestro rastro
y el blanco afán de nuestra vela

Reyes, a fuerza de ser detallista, hace un comentario extenso sobre su traducción. Merece la pena leerlo, pero como está en uno de los enlaces de antes y hay que dejar al lector que se lo curre, hemos decidido no seguir fusilándole aquí.  Pero vale la pena la búsqueda.

Los listillos que se quejen de nuestra versión pueden intentar la suya (abajo dejamos la opción de mandar el resultado, ¡atrevete!). Pero que conste que nosotros no hemos pasado del mainte a la ligera, ¡lo hemos hecho aprovechando idéntica iniciativa en A.R.!

El texto completo de Lezama junto con otras de las traducciones de Reyes está, por ejemplo, aquí.
Los comentarios de Reyes y el resto de poemas están, por ejemplo, aquí.

Bendito tú que has llegado hasta el final. ¡Hala! ¡A releerlo si quieres sacar nota!

Deja un comentario