Ofertas de verano: leer lo desconocido

Hay motivos de sobra para vender los libros baratos, y suelen coincidir con los motivos por los que se compran libros baratos. Puede ser tener poco dinero, por ejemplo, o ese regusto que da encontrar una ganga, placer que abarca desde los libros hasta las zapatillas pasando por los aparejos de pesca o de bricolaje: ¿quien no se ha comprado alguna vez una herramienta que a penas sabía para que sirve solo porque era “un chollo”? Bueno, al tema.

Decíamos que hay motivos de sobra para vender libros baratos (algunos lo llaman de forma algo reduccionista “crisis”) pero además hay motivos para DESEAR vender los libros baratos. Nosotras distinguimos fundamentalmente dos: uno es la universalidad, esto es, que todo el mundo tenga acceso a ellos, el otro es eso que a veces hemos nombrado como “atreverse a conocer lo desconocido” cosa que, en general, nos cuesta un poquito más.

Este mes de Julio vamos a ofertar un montón de libros a mitad de precio y lo vamos a hacer por estos dos motivos.  Para cerrar nuestro ciclo de mesas temáticas, hemos decidido hacer una semana de mesa al 50%: una selección de novela, por un lado, y guías de viaje, por otro, a mitad de precio. El objetivo está claro; el verano, los novelones de playa, la lectura relajada y de entretenimiento.

Pero además vamos a hacer un experimento para seguir promocionando la lectura de lo que no se conoce: durante todo el mes, los viernes por la tarde, pondremos un precio máximo de 4 euros por volumen (el resto de los dias es de 8) así, las novelas gordas, esas que son perfectas para el período estival, salen baratitas, y podemos hacer acopio para llevar al pueblo. ¿Por qué? Pues podríamos decir que es para dar acceso al libro, que lo es, y también porque nos gusta que el libro circule y la librería se renueve, que efectivamente nos gusta, pero hay algo más: Cuando abrimos la librería -el puesto de libros nos gusta llamarlo, que para eso estamos en un mercado- una de las hipótesis que barajábamos era que al rescatar libros que la gente había leído (así funcionamos: la gente nos dona sus libros) el puesto se nutriría de literatura muy vendida, pero no necesariamente conocida (¿quien se acordará de “los hombres que no amaban a las mujeres” en 2025? ¿significa eso que en 2025 ese libro será peor o menos entretenido? nosotras creemos que no, solo que ya no será conocido)  y que al vender los libros más baratos, eso permitía “arriesgarse” y comprar sin referencias, sin dirigismo editorial, probar a rebuscar, leer alguna contraportada, y dejarse llevar por el impulso, la intuición, sabiendo que si no acertábamos, tampoco nos habíamos dejado un pastón (como cuando ibas al cine a ver lo que pusiesen porque ver una peli no era un bien de lujo). Pero lo cierto es que ésto pasa poco: mucha gente sigue viniendo a buscar cosas concretas -normalmente archiconocidas- en lugar de permitirse encontrar algo que desconocía, y dejarse llevar por el placer de la lectura. Lo desconocido es un riesgo que pocas personas -las más lectoras por cierto- se atreven a probar.

Así que lanzamos esta promoción de los viernes, para animaros a llevaros cualquier cosa, sabiendo que si un libro no nos gusta, basta dejarlo y empezar otro, porque otra cosa no, pero libros en este mundo no nos faltan, y hay que aprovechar esa pequeña riqueza a la que sí tenemos acceso.

Un saludo veraniego.